Blog de ulvar-1949

Insecta

Al inaudito mundo

de diminutos seres descendí, 

en los estratos del humus,

y era un silencioso tráfico

de abigarradas patas

laborando en el aroma del detritus,

desgranando su ardua gestión

en los minúsculos entreveros.


Por la ruta de la hormiga

un ejército obscuro cruzaba

con su botín vegetal a cuestas,

disciplinado en su unísono paso

a través de crispadas hojas

y secas escamas de abetos

por el sol enmohecidas.


Más abajo campeaba el cruel señorío

de sumergidas arañas,

entretejiendo su trampa mortal

en las soterradas galerías,

caliginoso raptor al acecho

con su pócima de turbios caldos,

balanceándose en sus largas patas.


Una mole calcárea

remece a su paso la yesca

y atrapa ínfimas vidas

en sus agudas tenazas:

como una máquina de guerra

prorrumpen los escarabajos

en las despensas del subsuelo,

y un seco rumor de alas

los arranca hacia los aires.


Parsimonioso es el lento rodaje

de la gimnástica oruga,

deslizando su blanda humanidad

en un escrupuloso sigilo,

tactando el aire desnudo

con sus minúsculos sensores,

ufana de sus colores,

meticulosa en su honroso oficio

de higiénico mandatario

en el reino de la infrafloresta.


Termitas, ciempiés, saltamontes,

coleópteros sepultureros,

langostas de cereal apetito,

palote anónimo estilizado,

multitud de insectos que en el subsuelo

transitáis fermentando el humus,

depurando la combustión del detritus,


de vuestro reino se eleva invisible

el perfume de las renovaciones,

las emanaciones genitales

desde donde la vida nuevamente,

desde donde se alimenta el limo

y devuelve a la flora su raída veste.


Allí quiero volver cuando mi vida

caiga de las altas ramas, roturada,

para repartirme en multitud de vidas,

para continuarme en patas y antenas,

para nutrir de mi muerte al sistema.


    De: Hermano lobo (1995)

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: